Crema de espinacas al romero con burrata y avellanas tostadas sin lactosa y baja en carbos

Presentación final de la crema de espinacas

Últimamente me he dicho “ porque no te vas a la cama más ligera” esto porque me he sentido un poco inflamada seguro por abusar un poco del alcohol y del gruten y lácteos… cosa que desde hace años no hacía, peeero siempre están situaciones que no podemos controlar pero si podemos controlar lo que comemos.

Además que si el clima está refrescando una crema o sopa es siempre una buena opción y no sé porque y si ustedes serán iguales que yo, pero a mi me llena un montón las cremas o líquidos.

Para preparar esta crema, ayer fui a la feria del agricultor y conseguí todo fresco. Son pocos ingredientes los que se necesitan pero él colorida y vitaminas que nos aportan son esenciales: espinacas, yo use chayote (porque soy keto) pero si usted no lo es puede usar papa, cebolla blanca, romero, caldo de pollo o vegetal y yo use leche de almendra como alternativa a la leche por la lactosa pero ustedes pueden decidir cuál quieren usar 😉 como acompañamiento use burrata de búfala por lo mismo de la lactosa pero si no tienes problema utiliza Mozzarella normal, yogurt griego, parmesano, nata o crema tú decides.

Y ahora sí sin más preámbulos aquí les dejo la receta de esta maravillosa crema:

Ingredientes: 4 porciones aprox

  • 500 gms de espinacas frescas lavadas solo hojas sin tallo
  • 1 chayote tierno sin cáscara (puede sustituir por una papa mediana)
  • 1 cebolla blanca mediana
  • 2 cdas de aceite de oliva extra Virgen
  • 1.5 taza de caldo vegetal o de pollo
  • 1.5 taza de leche de almendra (o regular)
  • 1 cdta de romero fresco triturado
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 pelota de queso burrata fresco o otro para sustituir como yogurt griego, quesos de cabra, nata, crema etc
  • 1 puñado de macadamias o avellanas
  • Ramitas de romero para decorar

Preparación:

Lo primero sería lavar todos los vegetales y hojas que usaremos y prepara pesando los demás ingredientes así tienes la miseENplace lista y acortas tiempos.

En una sartén o olla grande colocas unas 2-3 cdas de aceite de oliva y pones la cebolla y el chayote cortados en cuadros pequeños y dejas que se cocine por al menos 10 minutos con tapa.

En una sartén pequeña y sin aceite colocas las avellanas previamente troceadas gruesas y llevas a fuego medio bajo mezclando de vez en cuando hasta que cambien de color y se vean doradas. Apagar y reservar.

Transcurrido el tiempo, añadimos el caldo de pollo o vegetal y la leche de almendra a nuestro salteado de cebolla y chayote y dejamos cocinar por unos 5 a 6 minutos más, regularízanos de sal y pimienta al gusto y añadimos el romero troceado fino.

Contrólenos que el chayote esté tierno. En este momento añadimos las espinacas y dejamos cocinar por unos 2 a 3 minutos más.

Si vez que estuviera muy líquido puedes usar 1/4 de goma Xantan que es un espesante natural que usamos en keto. Procedes a llevar todo a la licuadora y la activas hasta procesar muy bien todo! Yo utilizo el bullet de la Ninja.

La mezcla ya ligada la llevamos nuevamente a la olla y la hacemos hervir una vez más y seguimos con el emplatado.

Pon amor a cada detalle que hagas!!!

Colocamos en un plato para crema unos 3 cucharónes luego troceamos con las manos la burrata que recomiendo haber dejado fuera del refri al menos 20 minutos antes de usar y finalizamos con las avellanas tostadas un chorrito de aceite de oliva y la ramita de romero fresco.

Buen provecho!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s