El último Polpettone que había probado fue el de mi Nonna hasta el día de hoy…

  
No sé si sentir nostalgia en este momento o más bien sentirme contenta por recordarlos, y mientras tengo en frente el plato para cenar y darle el primer bocado… Pienso que definitivamente el sentimiento es nostalgia y amor a la vez.

Siento nostalgia de los sabores de Nonna, que aunque los míos están también muy buenos porque se parecen a los aprendidos de ella, pero no es lo mismo, los de ella eran especiales y tenían años de experiencia y a mí me sabían a gloria, creo que lo que me hace falta es ese amor que solo los abuelos dan, esos chineos de hacerte cositas ricas para comer, porque saben que llegarás de vista ese verano o solo un rato a pasar con ellos en su casa.  Y que regresaras a tu casa mínimo con 5 kilos de más, les ha pasado?

Seguro, ahora en el cielo la tienen de cocinera y le cocina a los ángeles, que son los que por las noches en mis sueños, me vienen a soplar una que otra receta que después trato de hacer en la “Gastro” para complacerlos a ustedes.

Si me pudieran ver en este momento, tengo una sonrisa dibujada en la cara solo por escribir sobre ella, Nonna Elena.

 Hace no sé cuántos años no me comía un Polpettone relleno, y hoy me puse no sé porqué, a preparar uno para la cena. Mientras lo preparaba se me vinieron a la mente muchos recuerdos bonitos de mi infancia, tanto que se me aguaron los ojos, pero dentro de mí, pensé, qué fuerte fue y es la presencia de mi abuela en mi vida y como ha marcado en este momento hasta mi trabajo.

El polpettone es prácticamente un albondigòn relleno, en estos días lo mejoraré y les pasaré la receta hasta que logre el sabor que tenía el de mi abuela… Prácticamente este, lo hice porque cuando abrí el refrigerador en la mañana, me encontré un poco de carne molida que tenía que hacer porque sino ya mañana la tendría que desechar y odio tirar la comida al basurero!

Este polpettone lo hice muy ligero, tanto que no le puse ni el pan ni la leche para amalgamar, por lo que hasta un celiaco podría comerlo sin problemas al igual que personas a dieta que estén en regímenes bajos en carbohidratos, lo rellené para seguir con el tema de otoño con calabaza, huevo, provolone ahumado y jamón.

Lo que sí sé, es que aunque estaba light el bendito Polpettone, hoy me hubiera gustado engordar pero de recuerdos de mis viajes a visitar a mis Nonnos en San Vito y no solo pensar que el último Polpettone que me había comido fue uno preparado con las manos de mi abuela hace no sé cuántos años atrás.

Esto cambió el día de hoy porque su presencia la sentí y sé que están con nosotros.

ConAmore

Natalia 

  

  

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Laura Hernández dice:

    Despúes de escuchar tantas maravillosas historias de Doña Elena, puedo imaginar tu sonrisa…bendita sea que les enseñó tantas maravillas!

    Le gusta a 1 persona

    1. ndippy dice:

      Gracias Laura, Nonna era una gran mujer y quienes la conocieron pueden estar de acuerdo con mis palabras! Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s